Requerimientos de la Agencia Tributaria

Recientemente llegó un cliente de la Asesoría con un requerimiento de la Agencia Tributaria para una comprobación de la renta del 2015, donde concretamente se le instaba a justificar las cantidades que se habían aplicado en concepto de inversiones en ese ejercicio y aportar el libro de inversiones donde se recogía la inversión realizada y las cantidades deducidas en concepto de amortización.   Este cliente comenzó con nosotras en julio de 2017, la declaración de la renta de los ejercicios 2014, 2015 y 2016 la hizo en una asesoría anterior. 

En febrero del año 2017, antes de empezar a trabajar con nosotras, había recibido un requerimiento de iguales condiciones del ejercicio 2014.  Se le requirió exactamente la misma justificación, y tenía exactamente el mismo importe deducido como inversión en 2014 y 2015.

El había hecho una única inversión al comienzo de su actividad en el año 2013, donde adquirió la totalidad del inmovilizado de la empresa, mediante un contrato de compraventa.  Y la asesoría le aplicó un porcentaje de deducción en concepto de amortización a la totalidad de las inversiones.

La comprobación limitada de la renta del ejercicio 2014, que no atendimos en nuestra asesoría, se saldó con una liquidación de más de 1.700€.

La comprobación limitada de la renta del 2015, que atendimos aquí, se saldó con 0€, considerándose aclaradas y justificadas las cantidades deducidas en concepto de amortización que se aplicaron en la anterior asesoría.

La pregunta es ¿por qué con exactamente el mismo requerimiento, deducciones, y refiriéndonos a los mismos inmuebles y conceptos, en un caso se saldó sin ningún pago, y en otro caso se saldó pagando más de 1.700€?

1º.- Hay que prestar atención a los pequeños detalles, y aportar toda la documentación que están requiriendo, aunque haya que rehacerla o buscarla allá donde esté para aportarla a Administración.  El libro de bienes de inversión hubo que volver a hacerlo de acuerdo a las declaraciones presentadas, ya que no se disponía de ella, al no haberla aportado la asesoría que hizo la renta del 2015 y la del 2014, y se aportó el resto de los documentos que justificaban la realidad de la operación.   En las comprobaciones de la renta del 2014 no aportaron el libro de bienes de inversión.

2º.- Justificar siempre cómo se ha aplicado la normativa, y por qué, señalando toda la normativa que esté a tu alcance que justifique tus actuaciones.   Si hay discrepancias con la interpretación que está Haciendo la Agencia Tributaria, avalar la aplicación de la normativa con la Legislación que pueda defender la declaración presentada.  En este caso se había aplicado un único tipo de amortización para todos los bienes, pero el tipo de amortización no superaba el mínimo que correspondería aplicar al bien que menos tipo de deducción tenía, con lo cual no perjudicaba a la Administración.  También se justificó la utilización de un único tipo de amortización.  En las alegaciones que le habían hecho para la renta del 2014 no se hicieron estas aclaraciones. 

3º.- Tener siempre una actitud colaboradora y clara, reconociendo aquello que se haya hecho mal, y las causas del error cometido, demostrando a la Administración, que la intención, por norma general del Contribuyente (siempre hay excepciones) no es engañar, pero lógicamente podemos cometer errores de distintos tipos, que si está en nuestras manos, queremos subsanar. 

¿Están representándote adecuadamente ante la Agencia Tributaria?

Si necesitas nuestra ayuda, ponte en contacto con nosotras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar