Cómo aplazar los pagos a Hacienda

Imagen de un cerdito hucha para el post sobre aplazamientos de Hacienda

La complicada situación económica por la que pasamos y la dificultad para obtener financiación de los bancos están provocando que muchos autónomos y PYMES tengan problemas a la hora de pagar los impuestos. El aplazamiento o fraccionamiento de deudas con Hacienda puede ser una forma rápida y sencilla de conseguir un poco de financiación para gestionar el día a día de las empresas.

Casi todos los impuestos o deudas con Hacienda se pueden fraccionar: declaraciones trimestrales de IRPF, IVA, IGIC… otras declaraciones anuales y cualquier otro tipo de deudas. Es importante destacar que el pago de las retenciones (trabajadores, profesionales, alquileres…) no se puede aplazar (sólo en algunas ocasiones con carácter extraordinario). En cuanto a la declaración de la renta, ya está establecida la posibilidad de fraccionamiento sin intereses en dos pagos con carácter general (puede existir una solicitud de aplazamiento como procedimiento especial).

Podemos solicitar el fraccionamiento desde el momento en que se inicia el periodo voluntario de pago del impuesto hasta su fecha de vencimiento. También podemos pedirlo durante el período ejecutivo, si no pudimos pagar la deuda en su momento. Si ya estamos en el momento de embargo de bienes, deberemos hacer una negociación distinta y especial con Hacienda.

Podemos solicitar un fraccionamiento personándonos en las oficinas de la Agencia Tributaria, o de forma telemática a través de la web de Hacienda. Es necesario presentar una solicitud para cada deuda, especificando el importe a fraccionar, una propuesta de calendario de pago, y detallando el motivo que nos lleva a solicitar el aplazamiento.

Si la deuda a aplazar no supera los 30.000 euros, no es necesario presentar ningún aval. Si superamos esa cantidad, debemos disponer de aval bancario o seguro de caución. Una vez realizada la solicitud, Hacienda nos contestará aprobando o desestimando el fraccionamiento. Si la solicitud es aprobada, en la notificación de Hacienda veremos detallado el calendario de pagos previsto (que podrá coincidir con el solicitado o no), y si es denegada, habremos conseguido al menos ganar tiempo de forma legal.

Debemos tener en cuenta que, si una vez aprobado el aplazamiento no hacemos frente a algún pago, Hacienda lo anulará e iniciará el procedimiento de apremio. Esto supone la posibilidad de sufrir recargos de entre el 20% y 35%. Por último, es importante saber que Hacienda nos cobrará intereses por el fraccionamiento. En el caso de fraccionamientos sin aval, nos cargará el interés de demora, que asciende al 3,75% en 2016. En el caso de que exista aval, se aplicará el interés legal del dinero, que está establecido para este año en el 3%.

Si necesitas aplazar deudas con Hacienda o estás estudiando esa idea como una posibilidad de obtener financiación puntual, contacta con Rochamar, tu asesoría fiscal en Vecindario. Nos encantará escucharte y proponer soluciones, esa es nuestra especialidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s